miércoles, 11 de febrero de 2015

PIEL SENSIBLE TODO LO QUE NECESITAS SABER

                                            
                                                                                                                                                                                                                   
La piel sensible es un estado de la piel. Las causas que desarrollan este estado son las siguientes:


  1. El estrés, el ritmo de vida frenético que llevamos.
  2. Condiciones ambientales adversas como son la contaminación del aire, el aire seco de la calefacción y de los aires acondicionados, la luz artificial, etc..
  3. El abuso del alcohol, café y tabaco. 
  4. Uso de anticonceptivos.
  5. El climaterio. 
  6. El uso de cosméticos no adecuados para tu tipo de piel.

Diferencias entre el tipo de piel y el estado de la piel

Son muchas las personas que tienen la falsa creencia de que la piel sensible es un tipo de piel. Nada más lejos de la realidad, la piel sensible es un estado de la piel. Ya que se puede dar tanto en pieles secas como en pieles grasas.

Nacemos con un tipo de piel que tendremos a lo largo de nuestra vida. Y en las diferentes etapas se pueden presentar los diferentes estados. Un estado lo podemos tener solo un tiempo o acompañarnos siempre.


La piel sensible presenta las siguientes características:
  • Sequedad.
  • Tirantez -casi dolorosa-.
  • Descamación.
  • Quemazón.
  • Escozor.
  • Enrojece con facilidad.

¿En qué debemos fijarnos a la hora de adquirir un producto cosmético para piel sensible?

La etiqueta de ingredientes del producto cosmético. Es esa que está en la parte de atrás del cosmético o en algunos productos sólo viene recogida en la caja. Lo ideal es que tenga una lista de ingredientes cosméticos lo más reducida posible. Un buen número sería por ejemplo 9 ingredientes cosméticos. Cuantos menos ingredientes tiene un producto cosmético menor es la posibilidad de producir algún tipo de reacción adversa. Un cosmético sin perfume suele ayudar bastante al confort de las pieles reactivas.

Otro punto importante a tener en cuenta es la textura del cosmético. Ya que no es lo mismo un producto cosmético para una piel seca y sensible que para una piel mixta y sensible. Por lo que debemos asegurarnos de cuál es nuestro tipo de piel. La piel seca gusta de texturas ricas con ingredientes que ayudan a mantener la hidratación de la piel. La piel normal se adapta a texturas crema que no sean muy densas. La piel de normal a mixta agradece texturas fluidas y a las pieles grasas les encantan las texturas tipo gel. 

La llave para poder elegir correctamente los principios activos que mejor van con la piel sensible es saber las necesidades cutáneas. Las necesidades cutáneas de la piel sensible son las siguientes:
  • Descogestionar y tonificar.
  • Mejorar la circulación superficial.
  • Proteger de los agentes externos.
  
Las acciones que debe presentar un cosmético formulado para tratar las pieles reactivas son: 
  • Acción calmante con efecto antiinflamatorio. Ingredientes activos como Camomila, Azuleno o Caléndula.
  • Acción emoliente con efecto suavizante en la piel, aportando tersura y evitando la pérdida de humedad. Avena y Borraja.
  • Acción cicatrizante con activos que favorecen la cicatrización como son la Centella asiática o la Mimosa tenuiflora.
  • Acción descongestiva para activar la circulación periférica, con principios como el Ginkgo biloba y el Castaño de indias.
Buscaremos cosméticos ricos en flavonoides, que reparen la barrera protectora de la piel y que aporten hidratación.

Consejos para pieles sensibles:
  • Higiene suave y frecuente, la exfoliación no debe realizarse más de una vez por semana.
  • Protección e hidratación con productos no oclusivos.
  • Protección solar alta.
  • No exponerse al sol ni al viento frío.
  • No emplear aguas calcáreas.
¿Qué te dice tu piel sensible? ¿Aportas algo más?














      2 comentarios:

      Mi Álter Ego dijo...

      Hola!!! Pues mira, justamente yo sufro de piel sensible con tendencia a las rojeces (o cuperosis, como me dijeron una vez). La verdad es que es una lata pero lo llevo bastante bien gracias a unas cremitas de Postquam que me recomendaron en mi salón de belleza de confianza. Jajajaja. Besotes!!!!

      TANIA I. dijo...

      Muchas gracias por tu aportación!